Logo UniversidadPeru

Encuentra tu Carrera Ideal >>> Policía - Fuerzas Policiales

Policía - Fuerzas Policiales

Testimonios sobre Policia - Fuerzas Policiales

Quiero dejar mi testimonio de policia. Fui mujer policia de la ex policia de investigaciones del Perú, mi especialidad investigacion criminal, pero posteriormente realice cursos de inteligencia. Amé mi carrera por que en ella logre todos mis objetivos y mis metas, realice todo tipo de trabajos, me considero una super policiota, por decirlo así, pues estuve en múltiples operativos, donde las mujers nos mimetizabamos para poder realizar un buen trabajo. Entre los más destacados fue la captura del loco Perochena y otros delincuentes ranqueados de la época. Asimismo combatí al terrorismo, trabajé en diferentes lugares del Perú como por ejemplo en Apurímac por 3 años y Tumbes por 3 años. Jamás me amilané ante el peligro la preparacion de antes era de primera con excelentes profesores policiales, nos formaban con mucho amor a la carrera y la vehemencia que un policía jamás debe de perder el respeto a la persona y la voluntad de servicio. Gracias a la policía por haberme dado todo lo que soñé en la vida, y sobre todo la satisfaccion del deber cumplido.


Escrito por:          Claudia Maria Perfumo Orellana
Centro Estudios:   Escuela de Policia Femenina de la Policía de Investigaciones del Perú
Trabajo Actual:    Cesante de la Policia


En la actualidad soy oficial con el grado de capitán. La carrera de oficial de la PNP, me ha brindado y me brinda la satisfacción personal de servir a mi patria, amar al prójimo y combatir la delincuencia que tanto daño hace a la seguridad ciudadana. Nunca pensé que ser policía, me iba a enseñar las distintas realidades de nuestro Perú, pues trabajé en Tumbes, Moyobamba, Ayacucho y Lima. Esa experiencia me brindo sensibilidad humana, al ver la realidad de los pueblos y de sus pobladores, soy padre de tres mujercitas, y en el caminar por la vida por cuestiones de trabajo, conocí a un niño con síndrome de down (mongolito) quien vivía sin padre ni madre, y su alimentación estaba superditada a la bondad de las personas. Este hecho me conmovió tanto que opté por llevarlo a vivir a la unidad donde prestaba servicios, ahí lo bañamos, le compramos ropa nueva y limpia, lo calzamos le cortamos el cabello, las uñas lo afeitamos y le dimos un lugar digno y seguro donde descansar a este pobre angelito que había sido abandonado, con el pasar de los días este chico nos tomo cariño y aprecio, y se convirtió en el incansable cuartelero e imaginaria de nuestro descanso. Le gustaba cantar canciones que solo el las entendía, un día nos animamos entre todos, para darle una formación física rigurosa para ponerlo en forma y es así que todos los días un efectivo le enseñaba ejercicios y habilidades físicas. Al pasar el tiempo notamos grandes cambios en su semblante, en su sonrisa y en su manera de mirarnos. Habíamos ganado un policía más para nuestra institución, le compramos un uniforme nuevo, que lo recibió con mucho agrado y alegría, fue toda una ceremonia el día que lo vestimos por primera vez de policía. Él se emocionó y nos dijo por primera vez papa a todos nosotros. Eso nos puso un nudo en la garganta, pues hasta al más duro de los efectivos, ese gesto lo quebró emocionalmente. Le compramos un fusil de juguete que era muy similar al nuestro y se lo entregamos para que lo conserve con honor, recuerdo esa noche cuando llegó a la cama, cansado de las emociones, se recostó sobre su colchón y hablándole con cariño se durmió al costado del fusil. Hoy salí cambiado de colocación a Lima, pero lo dejé encargado y lo consigné en el relevo con el nuevo capitán a nuestro policía (de nombre Javier). Le dije que lo cuide y lo quiera, que lo atienda, que lo alimente y lo abrigue, y que no lo separe de los demás compañeros por que él es parte del equipo antidrogas que trabaja en ayacucho. Su sola presencia en los operativos nos trae suerte. Es el amuleto de dios que guía los pasos de los muchachos antidrogas en el puesto antidrogas del goa-machente/ayacucho.

Con estas palabras dejo mi agradecimiento a quien lea estas líneas por darse el tiempo de saber algo mas de nosotros los policías,

Deseándoles suerte y que Dios los bendiga a mis hermanos policías y a sus dignas familias se despide atte. Braco.


Escrito por:          Elvis Sebastian
Centro Estudios:   EO-PNP
Trabajo Actual:    Equipo Especial - Dirandro - PNP


Recordando las Experiencias de Policía Comunitaria en la ciudad de Trujillo – PERU (2003-2005).

La Policía Comunitaria en Trujillo fue creada el 06 de Octubre del año 2003 por el Coronel de la Policía Nacional del Perú Enrique Hugo Muller Solon (*)

…Tengamos en mente por un momento a una familia que se muda de casa y llega con muchas expectativas a su nuevo vecindario. Ellos están desempacando y arreglando sus cosas, cuando de pronto el sonido del timbre les anuncia la llegada de un inesperado visitante. Al abrir la puerta aparece la figura amable de un uniformado: UN POLICIA, que viene a saludarlos, a presentarse, conocerlos y hacerles saber que es el POLICIA COMUNITARIO del barrio, informándoles que está a su disposición para cualquier consulta o eventualidad. ¡Cuánta alegría y cuanta tranquilidad constituye para estos recién llegados la visita de este representante de la comunidad…

…Busquemos ahora otro escenario: Un POLICIA COMUNITARIO hace su ronda a pié o en su motocicleta por el barrio al cual ha sido asignado y encuentra en un parque a un grupo de muchachos deambulando o conversando sin propósito. Reconoce a algunos, quizás no a todos como habitantes de la zona y se acerca a ellos sin intimidarlos, y ellos perciben su cercanía sin temor ni rechazo. Luego de saludarse entablan conversación, y el policía habla con los jóvenes sobre los sucesos del barrio, sobre las actividades que realizan, pregunta por el motivo de estar reunidos, les recomienda alguna actividad deportiva o cultural que se esté desarrollando por esos días e incluso les da datos para que entren en contacto con alguna entidad promotora de esta clase de eventos. Finalmente los hace reflexionar sobre la influencia nociva del ocio mal utilizado. En suma: se comporta y es percibido como un amigo y orientador, y no como un elemento de amenaza y castigo. ¡Que buen ejemplo y que buenas ideas pueden sembrarse con sólo una charla informal, si la relación se funda en la confianza!....

Estos dos comentarios anteriores fueron una realidad en nuestra querida ciudad de Trujillo. Recordemos que la Policía Comunitaria en la ciudad de Trujillo, se creó como PROYECTO PILOTO por iniciativa del Coronel PNP Enrique Hugo MULLER SOLON cuando se desempeñaba como Jefe de Estado Mayor de la III-DIRTEPOL-TRUJILLO, (Actualmente – 2006 es Defensor Delegado de la Defensoría del Policía en la ciudad de Trujillo).

Su creador, fundador y director fundamentó el Proyecto de POLICIA COMUNITARIA en las experiencias internacionales de Policía Comunitaria y en el trabajo que venían desarrollando las Oficinas de Participación Ciudadana de la PNP y las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, explicando que con una nueva estrategia, había diseñado un modelo de POLICIA COMUNITARIA adaptable a la realidad local de la ciudad de Trujillo, aplicándolo entre OCT2003 y ABR2005 en los cincuenta y cinco Territorios Vecinales de la ciudad de Trujillo, con un total de 65 Policías Comunitarios.

Un año después de iniciado este servicio policial, la Municipalidad Provincial de Trujillo, entregaba la Medalla de la Ciudad al Jefe de la Policía de Trujillo al cumplirse el primer año de creación de este servicio policial especializado, y que por su doctrina, filosofía y procedimientos conmovió totalmente a la colectividad norteña convirtiendo a Trujillo en la primera ciudad del país en donde la Policía Nacional del Perú, incorporaba dentro de su estructura orgánica - funcional una experiencia del servicio de esta naturaleza, bajo lineamientos organizativos, técnicos y estratégicos totalmente descentralizados y proactivos.

El Gobierno Regional de La Libertad a través de una felicitación refrendada en la Resolución Ejecutiva Regional Nº 1135-2004-GR-LL/PRE también reconoció el trabajo realizado por la Policía Comunitaria en su primer año de creación. Por su parte la Fundación Hanss Seidel y las ONG Agro Futuro y Traperos de Emaus, otorgaron Medallas de Oro a los impulsores de la Policía Comunitaria. Las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, autoridades locales y empresarios privados también se hicieron presentes en los homenajes que recibió la Policía Comunitaria de Trujillo en su primer año de aniversario.

Todo investigador de temáticas policiales, sabe perfectamente que la tendencia actual de las policías modernas es la de adoptar una combinación de estrategias que fomenten la integración, la prevención y la cooperación con diferentes sectores de la sociedad. Gracias a esta combinación, han surgido en diferentes países similares modalidades de Policías Comunitarias, que buscan a través del acercamiento con la ciudadanía un mejoramiento del modelo de seguridad ciudadana. Así surge la Policía Comunitaria de Trujillo, dando un gran paso para acercarse a la población y generando un renacer en las estrategias de seguridad y convivencia en nuestra ciudad.

Fueron estudiosos norteamericanos quienes en la década de los años 70 del pasado siglo, coincidieron en afirmar que era necesaria la adopción de este nuevo modelo integral, por medio del cual sociedad y policía adecuadamente articulados identifiquen y busquen soluciones a los problemas que afectan la Seguridad Ciudadana. Este modelo se denominó POLICIA COMUNITARIA y se sigue denominando Policía Comunitaria. Hoy en día el modelo de Policía Comunitaria ha alcanzado prestigio mundial y no se limita a los Estados Unidos, sino que ha traspasado las fronteras y culturas policiales trascendiendo realidades urbanas y rurales en los cinco continentes. Efectivamente, es posible encontrar programas de Policía Comunitaria en ciudades de Europa, en Londres, en Bruselas, en Noruega, Francia, España. En Asia, tanto en Tokio como en Kuala, Lumpur y Japón. En Norteamérica, tanto en Nueva York como en San Diego, Orlando, New Yersey y Los Angeles. En Latinoamérica, en San Salvador, San José de Costa Rica, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Bolivia y Argentina. El Perú es el único país en América del Sur, donde no existe hasta la fecha el servicio policial de Policía Comunitaria.

El Policía Comunitario, aplicó una nueva filosofía de trabajo en la ciudad de Trujillo y desarrolló una singular doctrina articulan alrededor de tres propósitos principales: (1)Ser un Policía que se anticipe y prevenga proactivamente las dificultades; (2)Conocer su territorio y ser conocido por sus habitantes; y, finalmente, (3)Responder a los requerimientos de la población a través de un diálogo constante y una atenta escucha de sus problemas con la finalidad de ir planteando alternativas de solución. Su filosofía se fundamentaba en los principios básicos de territorialidad, descentralización del mando, proximidad al barrio, impulso de la participación ciudadana en la seguridad, la corresponsabilidad del ciudadano con los problemas existentes, la resolución de problemas, prevención y proactividad, identificación con el territorio, multidisciplinariedad de servicios, integración social y reconocimiento de capacidades del policía. La Policía Comunitaria no surgió como una Policía paralela en la III-DIRTEPOL-T, sino como una Policía Especializada dentro de la organización policial, como lo podría ser la Policía de Tránsito, la Policía de Turismo, la Policía de Investigación Criminal, etc. En Japón todos los Policías que egresan de las Escuelas de Formación de Policías tienen como primera Unidad de destino: La Policía Comunitaria: mas conocida como el “Koban”

En el contexto del trabajo desarrollado por el Proyecto Piloto de “Policía Comunitaria”, los ciudadanos tenían una participación protagónica en los eventos, programas y acciones concretas elaborados para prevenir el delito, mejorar la seguridad, incrementar la cultura de seguridad ciudadana y lograr una adecuada convivencia pacífica; a la vez que fue mejorando la confianza y credibilidad institucional, lográndose alcanzar un positivo efecto en la decisión comunitaria de lucha por la reducción de la delincuencia.

La experiencia del trabajo del Policía Comunitario en Trujillo fue arduo y difícil, pero muy reconfortante. El Policía Comunitario, en su territorio geográfico visitaba a todos los vecinos “casa por casa” y buscaba en cada cuadra un aliado para que sea el coordinador, una persona que desee colaborar, y en compañía de este, hacía un llamado a los vecinos del barrio comunicándoles que “los policías comunitarios deseamos conocerlos, les queremos presentar a un amigo”, “su vecino” para luego acudir con estos nuevos amigos a un tercero y los tres donde un cuarto vecino y así sucesivamente. Luego de reunirse el grupo de amigos de la cuadra, (algunos de ellos se saludaban por primera vez, otros ni siquiera se conocían) deciden conversar en un lugar cercano, puede ser el parque o la casa de alguno de ellos, o simplemente en la calle y se les invitaba a conformar las denominadas “CUADRAS SOLIDARIAS”. Luego, los Policías Comunitarios les explicaban su misión y su deseo de participar con ellos en el diagnóstico y solución de los problemas que afectan al barrio; los invitaba entonces a participar previamente de la experiencia de “Cuadras Solidarias” y posteriormente a capacitarse en temas de Seguridad en las “ESCUELAS DE SEGURIDAD CIUDADANA”.

Las Escuelas de Seguridad Ciudadana, centros académicos comunitarios de formación de “Promotores en Seguridad Ciudadana”, se inauguraron en la ciudad de Trujillo, en el mes de Junio 2004, lideradas por la Policía Comunitaria en alianza estratégica con la Universidad Privada del Norte y algunas empresas del sector privado, así como del importante apoyo de la Fundación Hanns Seidel. Las Escuelas de Seguridad Ciudadana fueron el nuevo soporte de las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, a través del cual se buscaba fortalecer los lazos entre policía y comunidad, formando un tejido social que le impidiera actuar a la delincuencia y garantizara un ambiente armonioso en la sociedad, abriendo de nuevo las puertas de la convivencia pacífica. Las personas formadas en las Escuelas de Seguridad Ciudadana, organizaban los voluntariados denominados Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana (JUVESC). Mediante Resolución Jefatural Nº 01-05-III-DIRTEPOL/AREAPACIU del 26 de Marzo 2005, se reconoció y autorizó el funcionamiento de la Asociación de Promotores egresados de las “Escuelas de Seguridad Ciudadana”, siendo su primer Presidente el Sr. Eusebio BURGA ALVA.

Las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana nos permiten respirar un aire de tranquilidad y nos permiten incrementar la sensación de seguridad. La seguridad es como el aseo: se percibe, se siente, está en el medio ambiente. Los integrantes de las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana debidamente organizados y capacitados en las Escuelas de Seguridad Ciudadana, iniciaban sus funciones luego de ser juramentadas, elaborando el “PLAN DE BARRIO PARA LA PREVENCIÓN DEL DELITO”

El Plan de Barrio para la prevención del Delito, era una estrategia de la Policía Comunitaria para ser aplicada por las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana (JUVESC), instrumento eficaz para identificar conjuntamente con la Policía Comunitaria y sus autoridades vecinales, los principales problemas que afectan la seguridad y el desarrollo integral del barrio. El Plan de Barrio para la Prevención del Delito, surge el 29 de Abril del 2004, durante el desarrollo del IV Seminario de Seguridad y Participación Ciudadana organizado por la Policía Comunitaria de Trujillo. El Plan de Barrio es la primera actividad que realizaban las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana luego de ser juramentadas, con la finalidad de identificar los problemas existentes en el barrio y plantear las soluciones viables. El documento que se elaboraba era cursado al Comisario PNP de la jurisdicción, al representante del Defensor del Pueblo, a la Fiscalía de Prevención del Delito, al Alcalde de la Municipalidad Provincial o Distrital en su condición de Presidente del Comité Provincial o Distrital de Seguridad Ciudadana según correspondía. Los resultados fueron totalmente satisfactorios, en razón que el compromiso de las autoridades antes mencionadas con la comunidad se fue incrementando con respecto al interés por ir solucionando los problemas planteados, habiéndose llegado a internalizar en la ciudad el concepto del denominado “Plan de Barrio” como estrategia importante para la prevención del delito. La Defensoría del Pueblo a través de importantes comunicaciones con las autoridades locales, invitaba a prestar atención a los “Planes de Barrios” enviados por los vecinos.

Pero allí no terminaba el trabajo de la POLICIA COMUNITARIA DE TRUJILLO, paralelamente los Policías se entrevistan con las autoridades locales (Alcaldes Vecinales, Tenientes Gobernadores, Presidentes de Comités de Progreso y otras autoridades comunales), con la finalidad de organizar el desarrollo de programas de “PREVENCIÓN SOCIAL DEL DELITO” orientada a los factores sociales, económicos, culturales, políticos, etc. que condicionan las conductas ilícitas, permitiendo neutralizar o disminuir las condiciones que facilitan el desarrollo de la criminalidad en el Territorio Vecinal donde se venía trabajando. La Policía Comunitaria tampoco descuidó el tema de la capacitación vecinal para la Seguridad Ciudadana y en lo que fue del año 2004 realizó nueve importantes Seminarios de Seguridad y Participación Ciudadana, culminando los días 19 y 20 de Noviembre 2004 con un “Seminario Internacional sobre Policía Comunitaria” como expositores fueron invitados Oficiales de Policía procedentes de los países de ESPAÑA, FRANCIA, ECUADOR, COLOMBIA, CHILE, ARGENTINA. En todos estos lugares, la Policía viene desarrollando Programas de Policía Comunitaria.

En este nuevo enfoque del trabajo policial, la “PREVENCION SITUACIONAL DEL DELITO”, fue una de las principales actividades del Policía Comunitario, por cuanto es la que presta mayor atención a la potencial víctima, el potencial delincuente y al entorno en el que se suscitan los hechos delictivos. Desde esta perspectiva, el Policía Comunitario sabía perfectamente que hecho criminal se produce de acuerdo a lo que se denomina “La Cadena del Delito”, es decir cuando confluyen en el tiempo y lugar, el potencial delincuente, la víctima u objeto apropiado y el entorno presenta las mejores condiciones para que se materialice el hecho. En este último enfoque, es donde el Policía Comunitario podía desarrollar una activa e intensa actividad para prevenir la conducta de los potenciales infractores, para advertir a la víctima o fomentar su propia auto-seguridad, y para trabajar en conjunto con la comunidad para modificar el entorno y hacer más dificultosa la acción delictiva. La Policía Comunitaria se distinguió por trabajar en la comunidad, por la comunidad y con la comunidad.

La Experiencia de Policía Comunitaria de Trujillo (2003 – 2005), se constituyó en esta forma, en la primera experiencia del nuevo paradigma de la seguridad del Siglo XXI: La Prevención Proactiva del Delito.


Escrito por:          Enrique Hugo Muller Solòn
Trabajo Actual:    Defensor Delegado del Policìa


Antes de todo vaya mis cordiales saludos, a todos aquellos, que pertenecen o han pertenecido a la familia policial. Les quiero narrar una historia interesante, que tiene mucho de tristeza y termina con alegría. Esta historia la he denominado Rosely Villena, ya verán por que:

Era el año 1995, cuando por razones de servicio salí cambiado de colocación para trabajar en el frente policial San Martin-Tarapoto / Das-Moyobamba, tenia el grado de alférez en esa oportunidad. Era un joven y con muchos deseos de cambiar el mundo y las personas, era la primera vez que salía a trabajar como jefe de un grupo de policías todos mayores en edad que el suscrito. Me presenté, conocí las instalaciones, recorrí el pueblo y tomé conocimiento de la problemática social en que se encontraba esta población. Al cabo de unos días conocí al alcalde y a sus distintas autoridades civiles, pero aun sentía que me faltaba conocer algo, no sabia que faltaba, pero lo percibía. No pasó más de 5 noches hasta que vi pasar frente a mis ojos a un linda señorita, algo descuidada, humilde y sencilla en su vestir, nada de arreglos ni joyas, solo llevaba puesto un vestido muy sencillo que a la luz del sol la pude observar. Pero vi en su rostro una dulce cara angelical, de esas que no se te olvidan nunca. Tomé interés por conocerla, y cuando pregunte por ella a los pobladores, todos se rieron, hecho que me sorprendió mucho, no lo comprendía. Volví a preguntar a una señora de edad muy seria y honorable, quien me respondió que esa señorita era sorda y muda, que no comprendía nada, no expresaba nada, por eso la apodaban la planta. Eso me conmovió mucho, me hizo pensar del por qué de ese trato a un ángel de dios. Hablé con mis compañeros de trabajo les explique que eso no lo podíamos permitir, que debíamos hacer algo. Los convencí y entre todos tomamos la determinación de cambiar la historia de esa (plantita), para convertirla en un ángel de dios. Nos tomó tiempo, conversamos con algunas profesoras que por las tardes se encontraban libres, se planificó todo y faltando un día para la ejecución del tratamiento y transformación de una vida, hicimos contacto con sus familiares les explicamos y los convertimos en cómplices de esta aventura policial. Mis colegas ya se habían compenetrado con esta historia de amor al prójimo, hasta que llego el día indicado, 4 policías y la profesora la recogimos de su humilde casa, le compramos ropa limpia, un shampoo agradable, unas colonias, unas sandalias, y una cadenita con la imagen de dios en la cruz, quien desde ese momento también era parte de esta historia. Le enseñábamos a expresarse, a gesticular, a escribir y a persignarse. La llevamos a la iglesia el día domingo por la mañana, el párroco la bendijo y le hizo entrega de la hostia. Veíamos en su semblante como cambiaba y tomaba otra tonalidad, se dibujo una sonrisa en su rostro, y sentimos que ella nos quería agradecer pero no sabía como hacerlo. Con el pasar de los días aprendió a limpiar las cosas y la contratamos para que sea ella la encargada de la limpieza del local policial. Una mañana de esas, encontramos a la Santa Rosita, llena de flores silvestres, era Rosely.


Escrito por:          Elvis Sebastian Llancan Obispo
Centro Estudios:   EO-PNP
Trabajo Actual:    Equipo Especial - Dirandro - PNP - Lima, Peru


Un Angel Verde

Quisiera empezar esta plática, primero homenajeando a los padres, hermanos, hijos y familiares policías, que en cumplimiento de su deber ofrendaron nada menos que su vida, en haras de entregarnos una mejor sociedad, una mejor forma de vida, a todos y a cada uno de nosotros; pensar que se ha cumplido con este objetivo, solo Dios y el tiempo lo dirán, si este sacrificio significó y si valió lo que debió valer, solo las generaciones venideras, sabrán valorar lo que se hizo en un momento y también sabrán criticar si se debió ofrecer más de lo que se dió, en todo caso este esfuerzo y dedicación ofrendados no deben dejarse de lado sino que se debe tener presente y debemos recordarlos siempre, recordar que hubo hombres y mujeres quienes dejarón todo en este mundo para alcanzar ideales derrepentes sublimes u utópicos no se sabe, pero lo que si se sabe y debemos procurar nosotros los policías que quedamos y que seguimos luchando y bregando con esta lacra delincuencial; es que su sacrificio y su dedicación jamás serán olvidadas y que depende en gran medida de nosotros mismos que esto suceda, hablamos de heroés antaños y pasados, pero tambien merecen reconocerse a estos heroés muchos de ellos anónimos y que no tienen esa antiguedad lejana, sino que por el contrario estan recientes en nuestras mentes y los todavía estamos en esta Gran Institución, los recordamos con todo el cariño posible; a ese amigo a ese colega; es por eso que este modesto Oficial le rinde este pequeño homenaje a ese policía que se nos fué y que con su ejemplo, nos sirvió de enseñanza y elevó nuestro espíritu a lo más alto, sientiéndonos cada uno de nosotros más orgullosos que nunca; y si nuestro espíritu de por si era ya noble y bondadoso, abnegado y sacrificado, casi llegando a la humildad, que por nuestra situación y condición lo es; son hechos y circunstancias como estos los que nos mantienen la llama y la esperanza de que nuestra decisión y vocación elegida libremente en su momento no fue en vano, sino conciente; creo que en nuestro país, no existe y discúlpenme otras carreras y ocupaciones labor mas gratificante que la nuestra, por la diversidad de nuestro trabajo, por las circunstancias del momento vivido, por la transcendencia del hecho, por la oportunidad en que es atendido y por las repercusiones que representa nuestro accionar, creo no equivocarme al respaldar lo expresado con estas palabras; que estas palabras sean de aliento señores policías, de respeto y de compromiso con nuestra ciudadanía, somos lo que somos justamente porque nos debemos a nuestra población, que ese sea nuestro norte y objetivo a alcanzar.Finalizaré dando gracias a Dios, porque nos cuide y proteja que nos brinde salud y cordura diaría en cada momento de nuestras vidas, más aún cuando laboremos con la sociedad, la paciencia y el tino necesario para atender los diversos problemas de la población, valor adnegación y perseverancia,para no darnos por vencido en ningún momento de nuestras vidas ni mucho menos cuando estemos atendiendo las necesidades ajenas, capacidad para separar nuestro problemas personales, familiares de los problemas sociales y ajenos que nos encomienden y que Dios nos libre de toda tentación que encontremos en nuestra vidas y más aún las que se puedan presentar en nuestra diaria labor. Dios los bendiga señores policías.


Escrito por:          Jorge L. Miranda V.
Centro Estudios:   UPSJB- EO PNP.
Trabajo Actual:    DIRSEG


Ser miembro de la Policía Nacional del Perú, ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Me inicié en esta extraordinaria carrera en el año de 1984, iniciando mis servicios policiales en el Departamento de Loreto (Iquitos), mi tierra natal. Posteriormente en el Departamento de San Martín (conocido como zona de afluencia del terrorismo y el narcotráfico). En el año de 1991, tuve un enfrentamiento con el grupo sedicioso del MRTA, en la ciudad de Moyobamba, del cual salimos victorioso, pues no hemos tenido muertes, por el contrario del otro bando han habido muchas bajas; Durante los años 80 y 90 era bien difícil llevar una vida tranquila, pues el hostigamiento y las amenazas del terrorismo y del narcotráfico eran constantes; Sin embargo para mi no era impedimento para superarme, el año 90 en plena era del terrorismo decidí estudiar una carrera, es así que inicié mis estudios en pedagogía en el Instituto Superior de Moyobamba, y posteriormente en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, llegando a graduarme de Licenciado en Educación Secundaria. En la actualidad ejerzo esta profesión en mis horas libres del servicio policial (por que así lo disponen las disposiciones legales vigentes); Mi espíritu de superación continua, pues en hoy en día me encuentro cursando el 8° ciclo de la carrera de derecho y ciencias políticas en la Universidad Inca Garcilazo de la Vega - Lima, espero concluirla; lo que deseo es que mi testimonio aliente a los policías de la nueva generación, que cuando se quiere crecer personalmente, no hay obstáculos y todo lo que he conseguido hasta ahora es por ser policial.


Escrito por:          Enrique Chavez Romayna
Centro Estudios:   Universidad Nacional Mayor San Marcos
Trabajo Actual:    Region PNP Moyobamba (Seguridad del Estado)


La policía nacional del Perú, viene siendo mostrada ante la opinión publica, como una institución tutelar inoperante, ineficaz; 'los dueños de la verdad' levantan sus dedos acusadores, señalando a la PNP como presunta responsable del incremento de la delincuencia, y por ende, del clima de inseguridad; situación que viene resquebrajando la moral de los efectivos policiales, a nivel nacional, a pesar del esfuerzo y del empeño que ponen cada día al servicio de nuestra sociedad, que en muchos casos, valerosos policías, tiñen de rojo su uniforme al ofrendar la propia vida por la ajena. Antes de buscar responsables, todos los peruanos debemos de estar conscientes, que niños y adolescentes, se encuentran en las calles, en estados de abandono moral y material, y que de allí son las canteras del vicio y el delito; situación que compromete no solo a nuestra gloriosa policía, sino a la sociedad en su conjunto. De allí optaremos por esta expresión 'educa, protege al niño, y nunca castigarás al hombre'....


Escrito por:          Jorge Luis Villacorta Ramirez
Centro Estudios:   Eo - Pnp - Gest Educ.
Trabajo Actual:    Pnp Chiclayo


La profesión de policía como otras es muy noble, las vivencias afrontadas a lo largo de la carrera, nos puede acumular suficiente experiencia maravillosa para escribir historias... , como las de Tom Ponsi (el detective más grande del mundo) etc, lo difícil es mantenerse firme al juramento y los principios, actuando con imparcialidad, justicia y separado de la corrupción, que para muchos es imposible de hacerlo, para que la institución policial sea grande, es necesario instruir a personas en base a principios... Cosa que no se hace en la actualidad, hoy no puedo contar una historia por cuanto prefiero mantenerme en la sombra como siempre lo hice, hasta poder abandonar a la institución que mas quiero. Saludos a los policías ejemplares que trabajan en el anonimato y sin cámaras del periodismo. Honor y gloria a los caídos durante la violencia terrorista, que esta sociedad ya esta olvidando.


Escrito por:          Martin
Centro Estudios:   Grafotecnico


Habíamos ingresado al local de la fiesta en la calle Junin en Barrios Altos Lima, en forma rápida y violenta. Armados y dispuestos a capturar a Eduardo Centenaro Rodriguez (a) 'Lalo Centenaro' autor de la muerte de varios policías que ese día celebraba el cumpleaños de su hija. Lo vi, le apunte en la cara y le sujeté. Se quedo pálido sorprendido y quieto, pero se había cambiado de ropa minutos antes y la descripción no concordaba. Vi a otro que estaba con prenda parecida al que debía tener, deje de apuntarlo y fui por el otro que no era, todos me siguieron y comenzó la balacera, 'Lalo Centenaro' al ver que me iba a sujetar a otro, saco su arma mató al Capitan Indalecio Rivera Yañez, salió corriendo y disparando del local, lo seguimos hasta otro callejón y la balacera continuó hasta que ninguno de los dos partes tenía municiones. Yo era el único que tenía porque había dosificado. Y cuando se entregó después de vaciar los cargadores, salió del lugar donde estaba y mis compañeros gritaban: ¡dale! , ¡dale!. Y no lo hice, le pusimos los grilletes y lo enviamos a prisión. Posteriormente cuando pasaban por televisión la orgía de sangre del motín del sexto, donde 'Lalo Centenaro' participaba, mis colegas me miraban de reojo. No me sentía bien y el 16 de octubre, que celebro mi cumpleaños como el día que lo capturamos, también es aniversario de la muerte de mi jefe y amigo. Y, ¿saben que? , si volviera a pasar, no lo mataría, porque así somos los policías no somos animales como ellos, no todos.


Escrito por:          Juan Villavicencio
Centro Estudios:   Pnp
Trabajo Actual:    Retirado


Cuéntanos tu experiencia.

¡Escribe tu propio testimonio!

UniversidadPeru.com no se hace responsable por el contenido de testimonios escritos por terceras personas.


Lo más visto

Publicidad

Directorios

Otras Secciones




(©) 2005 - 2014 - UniversidadPeru - Condiciones de Uso